viernes, 1 de febrero de 2008




Lo intento
de verdad que lo intento
pero a ratos la pausa
del mundo
la tregua
la soledad de mi palco está

en el final
y en el comienzo a pesar
del pie que dejo desnudo

le digo que no es mi culpa
que no lo entiendo
que no me queda tiempo que siguen

la vorágine
el letargo
los abortos

la recaída la sed
y la piel
repito
la piel
también es un órgano

un empacho de pájaros
(demasiados)
la caza del pez encendido
la ingravidez que me mueve
y me tapa la boca

y el dedo levantado
para que te estés quieto

pero ya estás quieto

para que no te vuelvas
para no pierdas espacio porque voy

estoy

soy

revivo.

6 comentarios:

Lara dijo...

"y el dedo levantado
para que te estés quieto

pero ya estás quieto"


(mujer, mereció la pena esperar
o no esperar
pero encontrar esto aquí
en la puntita de tus pies)

Caperucito Lorca dijo...

La imagen del pie desnudo es tan erótica.

Aurélia dijo...

Y quién iba a apuntar a la luna con un dedo de pie? Hermosa foto, hermoso ojo!

Anónimo dijo...

Hay cuertas imágenes que lo son todo. Son lo que fuiste, lo que eres y, sobre todo, lo que deseas ser (lo que serás siempre es muy amenazador). Dime que no son tus pies...

Virginia Barbancho dijo...

Y a quién se lo tendría que decir?

Anónimo dijo...

Pues a quién va a ser, a anónimo...