martes, 16 de octubre de 2012

Algo había que hacer para alegrar la mañana



- No voy a morir.



- ¡Oh! ¡Es cierto! ¡Eres indestructible!



- Te lo dije, nena.



- Ya, pero... yo también quiero serlo...


2 comentarios:

Lara dijo...

¿Y esto? Jejeje.

Virginia Barbancho dijo...

Pues ya ves... lo que da de sí una mañana tonta... Redecorarse o morir! (aunque todavía no sé, no sé... estoy buscando alguna imagen guay par ala portada, ya veré)