domingo, 31 de agosto de 2008



El ahora que se lame los atrasos no sabe aún con qué palabras.

Habla de un mar que llegaba más lejos
que se dejaba tocar el lomo tibio que allá
su mano abrigada
metida
entre dos medios
los dedos brillaban, dice, y calla.


Parece triste, pero el alma.

Se le siguen clavando los amigos y no sabe de inventarios este ahora no cifra
días
ni noches
ni distancias.

Este ahora no quiere guardar los trazos que le colman la saliva. No andará ningún cementerio. Dice que un papel salvó a su misma carne y que vivirá todo y que podrá verlo y amparado en un retoño anticipado a su tiempo dice que seguramente llorará. O eso espera.

Las magas de otras tierras le contaron que los vientos de poniente traen un frío húmedo.

Se reblandecen los miedos y los hierros
y el invierno será asaltado
y atravesará
este Madrid
de un ahora que no piensa moverse.


Su voz no le llega más allá de la garganta pero vuelve.
Corre todo lo que le dan los brazos. No descansa.

Ahora mira atrás y adelante con pasmo y no le alcanza cómo
decirlo
tanto
y más que un regreso.

Un círculo abierto.

Mundo inesperado.

8 comentarios:

ybris dijo...

Pues sí. Lo pasado queda porque deja huella.
Lo difícil es expresarlo con palabras.
Tú sí sabes hacerlo bellamente.

Besos.

carmen moreno dijo...

Bueno el poniente traía un frío húmedo hasta que llegaste tú y le diste calorcito con tu sonrisa.

Todo queda, recuérdalo. Todo se va sumando, pero tú eres el producto final. Joder, qué pedazo de producto final, niña.

Microalgo dijo...

Y un placer conocerla, Dama.

ETDN dijo...

Es difícil despegarse el salitre gaditano, ¿verdad? Y más cuando se disfruta con esa compañía, calorcito de amistad y risas.

Continuamos en Madrid, ciudad de otoño. Con más ganas.

libertad dijo...

Es increíble esto de la red. Vengo ahora de "vacio", y me encuentro con este otro poema. Mucho talento, mucha sensibilidad y mucho buen hacer, me encuentro. Y eso me alegra.
Un beso

zöe dijo...

Sin voz pero con esperanzas (suelta, suelta, caca!) agito mi mano desde el sur. Y digo "ya queda poco".
Y usted que espera, porque es lo que toca...

pd-esperará con mojitos en la mano y un puñado de historias desesperanzadas en la otra???? (jijiji)

Ego dijo...

Fatal mañana de contradicciones
que se hace llamar mundo, y va rodando
en el vacío, y riendo, y llorando,
nos entruja entre sí a los corazones.
Peleamos cual tigres y leones
en busca de utopías que olvidamos,
no sabemos ya ni por qué luchamos,
cuáles son nuestras metas y razones.
Paradojas humanas, que en su euforia
misterio y amor son, pero marchitan,
y escriben sin querer muchas historias;
yo no sé si este mundo necesita
que perdamos del todo la memoria
o luchemos, no sé qué es lo que grita.

Microalgo dijo...

Ni yo, Ego.

Pero gritar, grita, el hijo de su madre.