lunes, 15 de septiembre de 2008



No voy a decirlo. Para qué. Ya no hay azúcar y la nariz me sangra. Pensarás que no importa que se apaguen dos o tres luces, que la cena estaría fría y poco hecha. No se te oye la voz si no es grave solo aquí, fuerte, el dedo presionando. Alguien gritará si yo se lo pido. Se acumularán los coágulos.

Nada que oír. Nada que sacar de tu estómago. Nada que explicar ni que perdones mis culpas ni tú qué sabes. Si asomaras la cabeza quizá, y no lo digo. Que a mí no me sirve tu hambre. Que a tí mi sangre te recuerda al frío en otra parte fría pero tú. Gente acorralada en un océano de hielo al que les han llevado. Hablarte de sed y miedo al agua para qué. Comprobé la falta de altura del sitio en el que estoy sentada. El vacío siempre me rebosó los platos.

7 comentarios:

NáN dijo...

Querida, sangras muy bien cuando juegas con combinaciones imposibles de tiempos verbales.

Microalgo dijo...

Ay.

Cuánta disonancia hay entre instrumentos que podrían sonar bien. Cuestión de... ¿armonía?

De todos modos, esté Usted segura de que habría gente que daría un brazo sólo por el derecho de abrazarla con el otro. Lo único malo es la concordancia. Así somos los humanos, ya ve.

Un besote.

(Como palabra verificadora me ha salido "suakzx". Es como un besote, pero a lo bestia).

aroa dijo...

A decirlo para evitar las acumulaciones de coágulos.
Los que tienen miedo al agua, sacian también su sed. No te quedes tú con ganas de vaciar las copas.

Por otra parte, qué ritmo. qué repentinos los puntos.

Qué bello a la vez de todo.

Virginia Barbancho dijo...

Nán: hombre, pues al menos es un consuelo, que ya puestos a sangrar, mejor hacerlo bien, no? ... y los tiempos verbales a veces son tan paradójicos...

Don Micro, no se deje Usted cortar ningún brazo ni que yo me entere, que tiene pendiente una visita por aquí y a mí los abrazos me gustan completos.

Mi Aroa del alma... por copas que no quede, eso sí... lo demás... es un misterio (te llamo luego pequeña)

ETDN dijo...

Poeta, so poeta (con tonillo) ;-))


Inquieta la escena. Sangre y cristal, silencio y frío. Cena de platos vacíos para comensales que no entienden, que no se entienden. Las palabras rebotan en los vasos. Vidrios rotos que alguien siempre paga, de una manera u otra.

Qué importante, entender(se)
hay quien no

besote, de rubia a rubia

Anónimo dijo...

Gracias, este se me acopla mejor, bicho... Con este me sangra la nariz.

carmen moreno dijo...

No te dejes vaciar.